Imagen superior

¿Cómo conducir cuando hay neblina?

La niebla es una de las condiciones más difíciles para manejar, sobre todo si no se está familiarizado con ella. Se trata de un denso “banco de nubes” que descansa sobre el suelo. Aquí aprenderás a conducir con seguridad en caso de que haya niebla.

1. Mantente al tanto de las condiciones climáticas locales: La niebla es un fenómeno meteorológico que aparece a menudo por la mañana o la tarde, así que si es posible, evita conducir en tales momentos. También ten en cuenta las áreas donde suele acumularse la niebla, como ciertas zonas costeras y otras zonas bajas cercanas a lagos y ríos.
 
2. Aumenta la distancia entre los vehículos: La distancia entre un auto y otro debe ser mayor a la normalmente acostumbrada. No te apresures ni aceleres para salir de la niebla.
 
3. Ten cuidado en todo momento: La humedad en el aire puede acumularse en el parabrisas, por lo que se hace más difícil ver. Ajusta el desempañador y la rapidez del limpiaparabrisas según sea necesario.
 
4. Usa faros antiniebla o neblineras: Muchos vehículos tienen luces para niebla instaladas de fábrica. Estas luces se montan generalmente más abajo de las normales, en o por debajo del parachoques delantero. Están dirigidas hacia el suelo en el frente del vehículo. Los faros antiniebla se diferencian principalmente de las luces de conducción por la forma en que proyectan la luz. Los faros antiniebla con frecuencia tienen lentes transparentes o de color amarillo, mientras que las luces de conducción por lo general tienen lentes claros. El haz de luz creado por las luces de niebla es generalmente ancho y plano; plano para estar cerca de la superficie de la carretera y reducir al mínimo la reflexión; y ancho para iluminar mejor las partes de la calzada (barandillas, líneas pintadas en la calzada, etc.). Las luces de conducción suelen ser puntos de luz brillantes diseñados para atravesar la oscuridad de la noche más allá de los faros normales. Mientras que las luces de niebla son mejores para conducir con niebla, ambos tipos de luz pueden desempeñarse mejor que los faros, debido a su bajo punto de montaje en el vehículo. Experimenta con todas las combinaciones (si es posible) de las luces con las luces bajas encendidas o apagadas para determinar qué opción ofrece la mejor visibilidad para el conductor. No apagues las luces de posición, ya que ayudan a hacer que tu vehículo sea más visible para los demás conductores.
 
5. Usa las luces bajas: La visibilidad frente a ti disminuirá drásticamente en la niebla, así que usa las luces bajas del vehículo (si el vehículo no tiene faros antiniebla o luces de conducción). Bajo condiciones de alta niebla se prohíbe el uso de las luces altas. La luz de los faros de luces altas vuelve reflejada por la espesa niebla. A medida que la niebla pierda densidad, las luces altas pueden ser más eficaces. Revisa periódicamente si la niebla se ha reducido lo suficiente como para hacer uso de las luces altas.
 
6. No cambies de carril: Hay una tendencia natural a cambiar de carril o ir por el medio de la carretera cuando la visibilidad empeora. Asegúrate de mantenerte en tu carril.
 
7. Ten cuidado con los bichos: Los animales, especialmente los ciervos de cola blanca, se sienten más audaces al amparo de la niebla y son mucho más difíciles de ver.
 
8. Ten cuidado con la niebla helada: En algunos climas, la niebla cerca del punto de congelación se puede congelar al contacto con superficies frías, incluyendo las carreteras. Esto puede provocar hielo negro.
 
9. Detente a la orilla de la carretera si no tienes visibilidad: Enciende las luces de emergencia para alertar tu posición a los demás conductores.
 
10. Utiliza el borde derecho de la carretera como guía: Esto puede ayudarte a evitar encontrarte con tráfico en dirección contraria, o a ser cegado por los faros que se aproximan.
 
11. Pide ayuda: No tengas miedo de pedir a tus pasajeros que presten atención a los coches que se acercan y a los obstáculos del camino.

FUENTE: http://es.wikihow.com

llámanos Paga después