Imagen superior

No uses el teléfono al conducir

¿Porque no se debe hablar por celular mientras se conduce?

Como todos sabemos desde que existe el teléfono móvil se nos ha facilitado el día a día en muchos aspectos, sobre todo cuando salimos de nuestros hogares, ya que muchas veces es indispensable poder comunicarnos con nuestros pares a distancia, pero no vemos el real riesgo que esto nos puede traer al hacerlo mientras conducimos. Estudios recientes demuestran que nuestra capacidad de concentración al conducir un automóvil disminuye notoriamente cuando utilizamos nuestro teléfono móvil, ya sea celular o manos libre, aumentando entre 5 y 10 veces el riesgo a sufrir algún accidente,  esta es una de las causas más reconocidas e importantes de distracción al volante.

 

La mayoría de las personas cuando les suena su teléfono móvil al momento de ir conduciendo un automóvil, les viene la curiosidad de saber quien se quiere comunicar con uno, por lo que contesta y no sabe que en ese momento es donde nuestros sentidos no están 100% enfocados en la conducción, no percibiendo el 50% de las señales  y disminuyendo la distancia de seguridad, esta situación se puede comparar con la de ir en estado de ebriedad, está demostrado que  hablar por el celular interfiere en la conducción como un gramo de alcohol por litro de sangre.  Las encuestas muestran que más de un 80% acepta que ha hablado por el celular mientras conducía un automóvil, esto es realmente aterrador, pues  más del 80% de los accidentes se producen por falta de atención.

 

Debemos reconocer y aceptar que esto debe cambiar, si no podemos esperar esta curiosidad entonces hagámonos a un lado y detengamos la marcha del automóvil para no poner en riesgo la vida de nosotros mismos, quienes nos acompañan o quienes están a nuestro alrededor, pudiendo salvar miles de vidas que año a año se pierden por una irresponsabilidad totalmente controlable. Debemos tener más conciencia y  seguir trabajando la cultura preventiva tras el volante.

 

Fuente: Paritarios

llámanos Paga después