Imagen superior

Relájate y Calma

Factores como el estrés cotidiano, el exceso de trabajo, el cansancio, el calor o el tráfico congestionado, todo ello sumado a la conducción imprudente de otras personas, pueden convertir a cualquier persona en alguien irascible frente al volante, un chofer que ejecuta maniobras ofensivas y que pone en riesgo su seguridad y la de los otros.

Es normal sentirse cansado al final del día y molestarse cuando el tráfico pesado evita que llegues rápido a tu destino, pero aprender a controlar esas emociones resulta imprescindible si quieres evitar accidentes y otros inconvenientes como multas o conflictos con otros conductores. Relajarse parece una tarea imposible, pero estamos seguros que lo lograrás si sigues estos consejos:

1. Escoge tu música:

Escuchar música pesada o agresiva puede predisponerte y hacer que te distraigas o empeorar tu mal humor. Del mismo modo, escuchar el noticiero puede exacerbar el estrés que puedes estar sintiendo. Prefiere música clásica o jazz para mejorar tu ánimo y relajarte.

2. Descansa adecuadamente:

Evita manejar inmediatamente después de un día pesado. Si debes conducir durante mucho tiempo, duerme bien la noche antes. Además, prepara tu ruta y busca alternativas con menos tráfico.

3. Controla tus emociones:

Aunque estés cansado o de mal humor, no descargues tu ira en el camino conduciendo a alta velocidad. Evita confrontar con otros conductores, ignora las agresiones. Recuerda que ellos también pueden estar pasando estrés, por lo que no es conveniente generar discusiones. Respira profundamente antes de tomar el volante y concéntrate en el camino.

FUENTE: www.comparaonline.com

llámanos Paga después