Imagen superior

Respeta los límites de velocidad

Los conductores sabemos que es nuestro deber manejar nuestro vehículo a velocidades ajustadas a las normas de transito.

Pero más allá de la obligación, existen razones para bajarle al ritmo del acelerador ¿Sabías que manejar a altas velocidades consumes más combustible y aumentas el desgaste de las llantas, los frenos, el motor y la suspensión de tu carro? En este artículo te mostramos datos y estadísticas basados en importantes estudios sobre este tema.


 

A mayor velocidad, mayor accidentalidad

Según la OMS, el aumento de la velocidad promedio está relacionado con la probabilidad de la ocurrencia de un accidente de tránsito, como con la gravedad y consecuencias del mismo. Se estima que un aumento del 5% en la velocidad promedio ocasiona un aumento de hasta el 10 % de los accidentes que causan traumatismos (heridas) y el 20% en los accidentes con víctimas mortales.

Además, las posibilidades que tiene un peatón de sobrevivir a un accidente de tránsito aumentan en un 90 % si el vehículo que lo atropella conduce a 30 kilómetros por hora o menos, que es la velocidad máxima para transitar por cruces o intersecciones y que es donde encontramos los peatones interactuando con la vía pública. Estas posibilidades disminuyen a la mitad si el vehículo va a una velocidad superior a los 40 kilómetros por hora.

 


 

Para seguir leyendo… Fuente: Sura

llámanos Paga después